viernes, 29 de marzo de 2013

VIACRUCIS EN HOYOCASERO (CUARTA PARTE)


·       El Viernes Santo, arrancaba a primera hora de la mañana con un Víacrucis por las calles del pueblo.

 
A las siete de la mañana, acudían todo le mundo a la Iglesia, allí daba comienzo el Víacrucis, el cual era realizado por las calles del pueblo, por la denominada calle de la Estación, cuyo recorrido a continuación detallaremos.

En los lugares donde se hacía una parada para rezar la estación, había una cruz tallada en la piedra, en la actualidad solo queda una de esas cruces en la casa vieja de tía Juliana.


 
 
 
La primera estación se rezaba en la Iglesia, a partir de aquí se dirigían a realizar la segunda estación hasta la Casa del Cura, la tercera estación se realizaba en la puerta de tía Asunción, y de allí a rezar la cuarta estación en la casa de tía Zoila (lo que hoy es el Bar Código de Barras), la quinta estación se realizaba en la puerta de tío Longinos, y desde allí a rezar la sexta estación hasta la casa de tío Enrique. La siguiente estación se realizaba en la pared del corral de tío Zoilo y desde allí seguían hasta los hornos de tía Felisa.

La novena estación se rezaba en la casa de tía Fili y seguían hasta el casillo de tío Quico el de tía Eusebia, la onceaba estación, era rezada a la puerta de la casa de tía Segunda, para continuar a rezar la siguiente en la casa de tía Juliana, la décimo tercera estación se rezaba a la puerta de tía Juana la Panadera para terminar el Víacrucis en la Iglesia.

El Viernes Santo, a las 12 de la mañana se rezaban las siete palabras en la iglesia, y finalizaba el día con la procesión del silencia a las 21.00, donde se procesionaba con la Virgen de los Dolores y el Cristo de tía Joaquina.

 

LAS SIETE PALABRAS

 

¡Viernes Santo que dolor!

Espiró crucificado

Cristo muerto redentor

Más antes dijo angustiado

Siete palabras de amor

La primera fue rogar

Por su propios enemigos

¡Oh caridad singular!

Que los que fueron testigos

Muchos les hizo admirar

La segunda un ladrón hizo

Su petición especial

La que Jesús satisfizo

Diciéndole hoy serás

Conmigo en el paraíso.

A su madre la tercera

Palabra la dirigió

Diciéndola recibiera

Por hijo a Juan y añadió

Que por madre la tuviera

La cuarta a su padre amado

Dirige con afecto pío

Pues viéndose tan angustiado

Dijo dos veces ¡Dios mío!

¿por qué me habéis desamparado?

La quinta estando sediento

Por estar tan angustiado

Dijo casi sin aliento

“sed tengo” y allí le fue dado

Hiel y vinagre al momento

miércoles, 27 de marzo de 2013

SEMANA SANTA EN HOYOCASERO (TERCERA PARTE)


·       El montaje del Monumento, procesiones, velatorios junto al monumento y visitas al Santísimo,  centraban dos días que se vivían con gran intensidad.

 

El jueves se procedía al montaje del Monumento, María recuerda, que los años en los que se encargó Tío Quinti de su montaje, era impresionante, puesto que lo hacía muy bien. Tío Quinti además de esto, también se encargaba de amenizar los rituales con el órgano.


A la misa de Jueves Santo acudía el Ayuntamiento en pleno, los alcaldes salientes, eran los encargados de llevar el Palio que cubría al Señor Cura, la misa de jueves Santo se celebraba por la mañana, y en el monumento se colocaban los bastones de mando del Alcalde y el Juez de Paz que protegerían al Santísimo durante los días de Semana Santa.

 
Tío Miguelillo (marido de tía Dorotea), se encargaba de nombrar a los hombres para el lavatorio de los pies, quienes además serían los encargados de llevar las velas para acompañar a los difuntos durante ese año.


Los cofrades de la Veracruz, eran los designados para velar al monumento durante la Semana Santa, así los hombres de dos en dos se iban turnando cada dos horas y las mujeres acudían a velar al Santísimo de cuatro en cuatro durante una hora.


Mientras otros fieles de nuestros pueblos no dejaban de realizar las siete visitas que eran obligatorias al monumento.
 
 
Eusebia Gonzalez ha recuperado para este blog
canciones y poesías que estaban practicamente
perdidas. Nuestro agradecimiento hacia ella.
 

 
EL LAVATORIO

 

Cual humilde y amoroso

Tomó una blanca toalla

El Señor y puesta al hombro

Y una vacía de agua

Para hacer el lavatorio

 

Puso a los pies de Pedro

El Señor para lavarlos

Al punto se arrojó al suelo

Diciéndole “maestro amado

Eso yo no lo consiento.

 

Eso de lavar los pies

Para mi Señor se queda

Soy un pobre pescador

Que vengo de baja esfera

Más no vos mi Redentor.

 

Vos sois un Señor tan grande

Y yo cual vil gusanillo,

Primero prefiero que antes

Sea de fieras comido

Que consentir que me lave”.

 

Le miró el Señor y dijo:

“si no te dejas lavar

No me tendrás por amigo

Ni menos podrás gozar

el eternal paraíso”.

 

Al punto arrojose al agua

Diciendo: lava mis pies

Y todo mi cuerpo, lava,

Señor aquí me tenéis

Vuestra voluntad se haga”.

lunes, 25 de marzo de 2013

LA CUARESMA EN HOYOCASERO (SEGUNDA PARTE)


·       Los viernes, distintas cuadrillas de mujeres acudían a la Ermita del Cristo, donde se entonaban canciones y se rezaban distintas oraciones, os dejamos algunos párrafos en esta entrada del blog.

 

Gracias a la memoria de María Martín, nos trasladamos hasta su niñez para compartir sus recuerdos, ella se acuerda los todos los viernes se juntaban tía Silveria, tía Francisca y tía María (caseteras), tía Frasca y tía Josefa “la salailla” (estas hermanas), tía Alfonsa (madre de Marina), tía Sabina (madre de tío Nemesio), Tía Dorotea (madre de Argimira), tía Martína y su hermana (mi abuela Conce), y mi madre que las acompañaba.

 
Todas ellas quedaban después de comer, y se dirigían andando al Cristo, rezando el Rosario. No era esta la única cuadrilla que iba al Cristo los viernes, allí se juntaban numerosas mujeres, rezando y cantando todas juntas, cada una rezaba lo que mejor sabia, se entonaban hermosas canciones, tales como la costurera, la baraja o el arado, sin faltar los dolores y gozos de San José o el Niño perdido.


Tras rezar y cantar en la ermita del Santísimo Cristo, volvían al pueblo, y a las siete asistían la Viacrucis, donde después como bien recuerda Felisa la mujer de Tío Martín, en la capilla de la Virgen de las Angustias se cantaba el Miserere en latín.
 
 

 

Pues de Dios llegar a verte
Y, en el cielo gran privado
Ser José nuestro abogado
En la vida y en la muerte 

(se contesta esto después de cada dolor y gozo de San José)

 
DOLOR

 
Al ver preñada a María
Tanto misterio ignorado
Confuso, estabas pensando
En dejar su compañía
Este fue dolor tan fuerte,
Muy terrible y dilatado

(Ser José nuestro abogado en la vida y en la muerte)

 

GOZO

 
En sueños un Ángel Santo
Te dijo no temas cosas
Que el concepto de tu esposa
Es del Espíritu Santo.
Viose en ti de aquesta suerte
En gozo del dolor tocado. 

(Ser José nuestro abogado en la vida y en la muerte)

 

DOLOR

 
Su nacimiento anuncia
Ángeles a los pastores
Y unos y otros con honores
Al niño Dios adoraron
Llegó el gozo ha enternecerte
Cuando lo viste adorado.

(Ser José nuestro abogado en la vida y en la muerte)

 

 

DOMINGO DE RAMOS


Jesús que triunfante entró

Domingo de Jerusalén

Por Mesías se aclamó

A todo pueblo en tropel

A recibirle salió

Con muchos ramos y palmas,

Jazmines y violetas,

Que sembraban por la tierra

Por donde el Señor pasaba

Se abrían todas las puertas

Las calles entapizadas

Con muchos rasos y telas,

Las capas se las quitaban

Tirándolas por la tierra

Por donde el Señor pasaba

Fueron muchos los obsequios

Y grandes recibimientos

De nuestro Padre amoroso

Santo, Santo rey del cielo:

Santo repitieron todos

Y todos en procesión

Le siguieron muy contentos

Note cause admiración

Que hasta los niños de pecho

Alababan al Señor.

Con sus lenguas tiernecillas

Dejaron de mamar

Decían ¡viva el Mesías!

Que nos vino a rescatar

Nuestras almas este día

Que grande triunfo y amor

Hasta el templo le llevaron

Y las puertas se cerraron

Pero las abrió el Señor

Los judíos se pasmaron.

Por este raro misterio

Dulce pastor de las almas

Concédenos la victoria

Y llevadnos entre palmas

A gozar de la eterna gloria

Dos entradas se le hicieron

Con notable variedad

El domingo entró con palmas

Y volvió el jueves a entrar

Con las manos maniatadas.

domingo, 24 de marzo de 2013

LA CUARESMA EN HOYOCASERO (PRIMERA PARTE)


 
·       El miércoles de ceniza, con el inicio de la Cuaresma los mozos robaban la Virgen del Portalito, una tradición que aún pervive en nuestro pueblo.

Portalito sin la Virgen, ya robada.
 

 
Tras el entierro de la sardina, el miércoles de ceniza, daba inicio la Cuaresma, hasta Tio Emiliano cerraba el salón, punto de diversión de la juventud. Todo acto festivo desaparecía y como no había baile, lo que hacían las mozas era ir de paseo al Cristo. Durante el paseo se iban incorporando los mozos, unos buscando novia y otros…. compañía.

Eso sí a la hora prevenida, todos acudían al vía crucis no faltaba nadie….

Por la noche los mozos que querían robar la Virgen, hacían espera hasta que no quedaba nadie en las calles del pueblo, la imagen era escondida generalmente en una casilla, oculta entre el heno y allí permanecía oculta hasta el sábado de gloria. A medida que se iba acercando el momento, los mozos les comunicaban a las chicas de su cuadrilla, el robo, para que ellas se encargaran de jalbegar el portalito, pintar a la Virgen y preparar las canciones que se cantaban este día.

En Hoyocasero, la misa de resurrección se celebraba el sábado por la mañana y los que habían robado la imagen preparaban todo durante la tarde. Llegada la medía noche, todos los vecinos del pueblo acudían hasta el portalito para ver colocar a la Virgen, allí tras ponerla en su lugar se cantaban los mandamientos en flores, las albricias, la ronda del cura…

Aquí os dejamos algunas estrofas de nuestras canciones populares, ya queda poco para ver quien ha robado este año la Virgen y volver a escuchar estas hermosas canciones que ojala no se pierdan…

Gracias a María Martín, colaboradora asidua de nuestro blog, podemos acercar estos hermosos recuerdos a todos los lectores. Queremos animar a todas las personas que compartan sus recuerdos para nosotros….

I

Las albricias os pedimos

A ti vos reina del cielo

Que resucita el consuelo

Entre la gente

 

II

Vuestro hijo omnipontente

Clara luz en este día

Que resucite alma mía

Y es muy cierto

  

III

El que está preso en el huerto

Y clavado está en la Cruz

Este día y con clara luz

Más que de antes…

 

 

LOS MANDAMIENTOS EN FLORES

 

Aquí me tengo de estar

Por dar gusto a estos señores (bis)

Por ver si puedo sacar

Los mandamientos en flores (bis)

 

Es un jardín doloroso

Lo primero de esta rosa (bis)

Amar a Dios porque al fin

Es sobre todas las cosas (bis)

 

El segundo de las rosas

Se convierte en palo amargo (bis)

Esto se te advierte a ti

Que no le jures en vano (bis)….


 

OTRAS ALBRICIAS

 

Tres días hace con hoy

Que murió el hijo amado

Hoy resucita glorioso

Después de dolor amargo

 

Que penas y que dolores

Al pie de la cruz María

Hoy se fenecen los llantos

En gozos y en alegrías

 

Que alegría y regocijo

Al encontrarse los dos

Que todas las madres tengan

La dicha que tengáis vos….

 

martes, 19 de marzo de 2013

DEL CARNAVAL ... A LA CUARESMA



Tras haber recordado la fiesta de los Quintos en nuestra localidad, ahora vamos a repasar la Cuaresma y la Semana Santa en Hoyocasero, para comenzar nos parece interesante dar un repaso a la historia ...

A pesar de que el origen de los disfraces por carnaval provenga del antiguo Egipto, originalmente, los cristianos fueron quienes comenzaron a celebrar el carnaval en homenaje a la llegada de la Cuaresma. En los días previos, los creyentes cristianos comían carne por última vez para ayunar los 40 días posteriores, en los que se recuerda el tiempo que pasó Jesús en el desierto, además de los 40 días que duró el diluvio universal y los 40 años de marcha del pueblo judío. Fue, precisamente, el hecho de comer carne por última vez hasta el fin de la Cuaresma, lo que le otorgó el nombre de “Carnaval”, procedente del latín carne-levare “abandonar la carne”.

En España la celebración de este tipo de fiestas ha estado marcada por la historia más reciente de nuestro país. En el año 1936, estalló la Guerra Civil, Republicanos y Nacionales se enfrentaban en un conflicto que marcó, sin duda, el destino de nuestra Nación. En este contexto, la mayoría de la festividades fueron anuladas y algunas, como el carnaval, prohibidas.

De esto buena cuenta nos puede dar José Jiménez, quién en esa etapa de prohibición llegó a pasar junto a Vidal el de Tía Segunda y Benino el de tía Silveria, cuatro días en la cárcel del pueblo por hacer carnaval el día del miércoles de ceniza, debido a una prohibición. Según recuerda José, decidieron hacer carnaval haciendo uso de bragas (entendemos que serían las de sus madres) y no llevar nada encima…..  Como eran otras épocas, dos de sus quintos, entre los que se encontraban Vítor el de tía Emilia, decidieron llevarles una botella de vino (ya se sabe, las penas con pan….), y los vio el Alcalde, metiéndoles a ellos también a la cárcel para que juntos cumplieran la pena.  Otros vecinos recuerdan ver a sus madres llevarles el bocadillo a la cárcel y meterlo por un pequeño ventanuco que había.

La cárcel estaba situada donde hoy está el Ayuntamiento por el lateral de tía Josefa, allí continúa el ventanuco por donde los “reos” eran alimentados.


Lugar donde se encontraba el pequeño ventanuco en los
bajos del ayuntamiento, mas pequeño que el actual y con rejas.
 
Incluso podemos encontrar alusiones en forma de personajes sobre estas figuras, en  el libro de Buen Amor, texto medieval español redactado alrededor de 1330 por Juan Ruiz, Arcipreste de Hita. El autor de la obra nos habla del significado simbólico de la Pascua y la Cuaresma a través de una simpática alegoría: Don Carnal  es un hombre mundano y amante de los placeres es retadado por Doña Cuaresma a sostener una batalla que tendrá lugar al cabo de una semana, el reto  fue lanzado el jueves anterior al miércoles de ceniza.

Los personajes se retan cada uno con su ejército: D.Carnal con bueyes, cerdos, gallinas, becerros y cabras. Dña. Cuaresma con su legión de vegetales y mariscos.

Tras un día de confrontación más o menos emparejada, Don Carnal fiel a sus excesos, decide celebrar un gran banquete que le produce tanto a él como a sus invitados un sueño incontrolable.

Doña Cuaresma, aprovechando la ocasión, entra en el Cuartel de su enemigo, y sin dificultad lo somete y aprisiona. Desde el primer día de su vencimiento, miércoles de ceniza, Don Carnal es obligado a confesarse y a realizar penitencia, ayuno y abstinencia, mientras que Doña Cuaresma, triunfante, asea su casa, sus vestidos y su cuerpo y sale a la iglesia a convocar a los feligreses católicos para que participen en los ritos religiosos.

En el siguiente artículo repasaremos como eran las celebraciones de la cuaresma en nuestra localidad, y rescataremos hermosas canciones que se entonaban con motivo de esta celebración.
 

jueves, 14 de marzo de 2013

HOYOCASERO: REPORTAJE FOTOGRÁFICO DE NUESTROS QUINTOS

Gracias a la colaboración de los vecin@s de Hoyocasero, y con la única finalidad de que nuestras costumbres perduren tal y como eran, hemos logrado recopilar un buen número de fotos de los quintos de nuestra localidad, esperamos que las generaciones actuales las valoren y las mantengan.

Por este motivo, y para aquellos que no tenían una instantánea de su "quinta"... se ha creado esta entrada en el blog.....

... seguro que disfrutarán de los recuerdos que evoca una fotografía ....

No debemos olvidar dar las GRACIAS en mayúscula a todos aquellos que han colaborado con nosotros al cedernos de forma tan altruista sus recuerdos y querer compartirlos con todos nosotros.


Esperamos vuestras fotos y vuestras anécdotas que seguro que no faltarán....

QUINTOS 1934:

 El Padre de Josefina haciendo el Servicio
Militar en la Guerra Civil en el año 1936.
QUINTOS 1953:

Familiares de Gerardo Marín López nos han cedido estás fotografías de su quinta en el 1953. Un recuerdo para todos aquellos que ya no están pero que siguen siendo parte de nuestro pueblo, Hoyocasero.



QUINTOS 1959:

Familiares de Hilario Marín López nos han cedido estás fotografías ...




QUINTOS 1963:

  Dionisio Pérez nos han cedido estás fotografías ...





QUINTOS 1966:





QUINTOS 1967:

Domiciano López nos ha cedido estás fotográfias de la quinta ...










QUINTOS 1968:

Músicos de la quinta del 1968, Ricardo y Flores.

QUINTOS 1971:

Pedro Pérez nos ha cedido las fotográfias de su quinta ...





QUINTOS 1973:

Flores Coloma nos ha cedido las fotográfias de su quinta ...






QUINTOS 1987:

María Angeles Pérez nos ha cedido sus recuerdos de esta quinta ...





domingo, 10 de marzo de 2013

UN REPASO A DISTINTAS QUINTAS DE HOYOCASERO.



Tío Julián, tío Flores, tío Martín, Tío Orosio, Eufemio, Marcelino, Celso, Ricardo, Domi, Paco, Toribio, Pedro, Quilino, Clemente o Dionisio, han compartido sus recuerdos para nuestro blog.

·       Distintos años,  todos ellos con  un denominador común: ¡¡¡¡los buenos recuerdos!!!!

La Quinta del 42: Tío Julian Gonzalez, con sus 92 años y su buena memoria nos ha trasladado hasta su quinta por unos momentos. Recuerda que eran sobre unos 26 quintos, la quinta más numerosa de la época. Recuerda a casi todos sus quintos: Eutimio, Genaro, Pitusi (Andrés), Sergi, Prordi, Mariano el de Tio Juliato, Juan de los Calderos, Hilario sardina, Galo, Siro, Manolo el del señor maestro, Rapa, Moisés, Deus, Vitoriano de los pepos, Aquilino, Vitorio, Nicolas el hermano de Pancho y Obdulio.

El Alcalde era Vicentón el de Navaquesera, fue el encargado de tallarlos a todos en el Ayuntamiento. El médico era D. José Molina aunque de él no recuerda mucho.

La casa de los quintos ese año fue la casa de Tio Rafuche, donde se encuentra hoy la casa de Tio Genaro. Los gaiteros Faustino, Roque y al bombo Tio Pancho.

Los gallos los corrieron en la carretera de abajo donde Tía Ana. Cada uno llevó su gallo, el más hermoso del corral y su burro para correrlos y como acompañantes las hermanas de los quintos.

Los guardas eran Leoncio Pichice y Claudio el de Eusebio Mulillo, ellos fueron con la yunta a por el carro de leña para los quintos.

La fiesta duró 8 largos días, en las que no falto el baile en la plaza y en la casa de los quintos y recuerda que para encender la lumbre, robaban los piornos por los "tinaos". La vaquilla tambien la corrieron en la plaza.

Son muchos los que faltan pero su recuerdo perdura en su mente como si fuera ayer y una sonrisa se dibuja en su rostro.

Despues salío de Hoyocasero cumplir su servicio militar, 27 meses en Madrid, 9 meses en Vitoria y 3 meses en Irún. Tres años y medio de Mili.



La Quinta del 47: Tío Flores ha sido el encargado de recordar para nosotros su entrada en Quinta. Sus quintos, Quintiliano (hermano de tía Susana), Lidio López (hermano de tío Faustino), Juan (el hijo de Tía Catana), Crece (hermano de Pifo), Esteban (hermano de Tía Natalia, y que vive en Buenos Aíres), Virgilio Blázquez, Abraham y Miguel (tío perdio).

El alcalde de Hoyocasero era tío Teodoro Minguito (padre de Maruja la del vino) y de secretario, ejercía tío Rufino.

La casa de los quintos la de tío Generalillo.

Los músicos estaban en casa, tío Flores y tío Faustino amenizaron la fiesta. Los gallos se corrieron en las eras de abajo y la vaquilla en la plaza.
La Quinta del 52: Tío Martín Martín, nos ha trasladado hasta su Quinta. Junto a él entraron en quinta: tío Alfredo, Saturnino, Pedro Martín (de tío Melchor), Gerardo, Tío Primo, Tío Silvia, Emilio González (marido de Juli la de tía Ana), Julián García (hermano de tía Isidra), Alejandro López (el padre de la mujer del cazador), Bruno Moreno, Vicente González (Pifo), Simeón González (hermano de tío Vidal), Felipe
Rodríguez, (tío Hilandero) y Efraín Romero (de  tío Boiticario)

El Alcalde de la época Vicente del Río (Tío Vicentón) y el médico D. José Molina.

La casa de los Quintos la de tío Mariano Curro, la cual estaba en obras, teniendo que hacerle los quintos una puerta y comprometerse como pago a ir a heno para él….

Los músicos de esta quinta: Lidio, tío Faustino y tío Flores.

Pero si algo recuerda tío Martín con nostalgia, era la alegría con la que se celebraba todo.
La Quinta del 53: Tío Orosio Martín y Tio Venancio, entraron en quinta este año y junto a ellos lo hicieron: Porfidio (el hijo del secretario), Antonio (el del vino), José de la Paz, Clemente (pajitas), Gonzalo (el de tío trampa), Antonio Manguero, Gerardo (el de tía Paulina),Teófilo Rodríguez, Agustín (el pielero) y Mariano (el marido de tía Dominica).

El Alcalde ese año: Tío Prudencio el del comercio

La Casa de los Quintos: “La Panera”, así la llamaban, que era de tío Obdulio.

El Médico: D. José Molina, al que después de tallarlos, le invitaron a tomar un chato vino, y terminó con una buena borrachera.

Como anécdota, tío Orosio, nos cuenta que este año fue el último en el que los gallos se corrieron en la carretera, a partir de aquí, los gallos se corrieron en las callejas de las eras de abajo.

Tío Orosio, se marchó a la mili, y recorrió Toledo, Segovia y Zaragoza, terminando su servicio militar en Madrid.



La Quinta del 54: Eufemio Ángel Martín es quien nos cuenta cómo fue su quinta y quien lo fue junto a él: Felipe Garcia (Mingala), Román Casillas, Tiliano del Río, Alejandro Martín (Sardina) y Enrique Jiménez (Inguela) .

A Eufemio lo acompañó su hermana Teresa y al resto alguna hermana o prima.
Los tallaron en el Ayuntamiento, el alcalde el Sr. Tiburcio Hernández y el médico D. José Molina.
Los músicos que les acompañaron todo el carnaval, Tío Faíco con la bandurria y Manolo (el marido de Felisa) con la guitarra.



La casa de los Quintos fue una que les dejó el Sr. Evaristo, padre de Román, en el Barrio de los Colomas. Estuvo abierta todo el invierno.
Cuenta que, la fiesta comenzaba el día que iban a recoger el carro de leña. Ese año tuvieron que ir a la Pinaílla, con algunos pastores que les ayudaban y, también con el Sobreguarda del pueblo, que era, por aquel entonces, Ángel Manguero. Les daban un carro, pero convencieronal Alcalde para que les dejara traer la leña en dos, para no cargarlos tanto. Allí comían todos los que habían participado y, una vez que llegaban al pueblo, se paseaban con los carros, por
todas las calles para que los vecinos les echaran una rama de piorno o un trozo de leña cada uno, como era costumbre y, se les convidaba con un trago de vino.
Recuerda que uno de los carros de leña lo compró el Sr. Conrado.
Los gallos se corrieron en Las Eras de La Ruíz, todos vestidos de gala, ellos con traje y ellas con el traje de serrana. La fiesta la continuaron durante una semana completa.



La mili la hizo en Campamento, en la 71 de Artillería, pero solo estuvo 3 meses y medio,porque salió excedente de cupo.


La Quinta del 59: Los Quintos: Jesús Múñoz, Pedro González, Florencio Díaz Casillas, Gabino González y Marcelino Martín Blázquez. Algunas de las “quintas”, Luci, Vitor y Federica.

El Alcalde de la época: D. Orosio, el Marido de Dña. Carmen.
El Médico: D. José Molina.
Los gallos, se corrieron en las eras de abajo y la casa donde los Quintos celebraron su fiesta la de tío Zoilo.



La Quinta del 62: Los Quintos: Celso Martín Blázquez, Martín González, Rufino Rodríguez, Mariano González López, Leoncio de la Cruz Gil, Aurelio Blázquez y Francisco Martín González. Algunas de las “quintas”: Vitor y Federica.

  
El Alcalde de este año: Tío Tiburcio Hernández
Los músicos: Demetrio y Alejandro.
Los gallos aquí ya se corrieron en las Eras de la Ruíz. Testimonio gráfico nos queda aportado por Celso Martín, de cómo los Quintos iban ataviados con arado, cencerros y paja, echándola por la plaza antes de que sus quintas corrieran la vaquilla.

 
La Quinta del 63: también denominadaLa Burlesca”, tuvo como protagonistas a Antonio (el confitero), Pepe (tía Mercedes), Miguel (cacharrero), Marcelo Baeza, Carlos (el de tío Amalio), Vicente (pajas), Celestino (el de tío Ignacio), y nuestro narrador, Dionisio.

El Alcalde de aquella quinta, tío Roga y el médico encargado de pasar el reconocimiento D. Avelino. La casa de los Quintos estuvo este año donde vivía Jesús Coloma, su propietaria Tía Martina Jiménez. Dionisio recuerda que hasta 18 cántaros de vino bebieron los quintos y sus convidados.

La música este año corrió a cargo de Félix Curro y Domingo.



 La Quinta del 66: el encargado de trasladarnos hasta este año, Aquilino. Los mozos de la quinta: Desiderio (Vallejo), Hilario (Quimeras), Pedro (el de tía Eugenia), Jesús (Carea), Casimiro (el de tía Zoila), Leonides (el hojalatero), José (el de tío Anastasio) y Miguel (Perrillo).

De Alcalde seguía tío Roga y el médico era D. Macario, quién cuando le invitaron a un trago de vino, le habían aflojado la rosca a la bota y se lo echo todo por encima.

Este año la casa era la de tío José (Vallejo) y la música corrió a cargo de Ricardo.








La Quinta del 67: El encargado de contarnos su quinta ha sido Domi, junto a él entraron: Mariano (el de tía Matilde), Carmelo, Antonio (el de tío Joseillo), Felipe (el de tío Secre), y Pedro (el de tío Hilario).

El Alcalde: de momento una incógnita

La Casa de los Quintos, la de tío Santia, en este año ya los gallos se corrían en las eras de la Ruíz. Como anécdota Domi recuerda que como eran pocos quintos, tío Santia también lo celebró con ellos y los hijos de este decían: “mi padre también es quinto este año….:” Otra anécdota que recuerda Domi, es que le robaron una gallina a su tío Joaquín, quién no hacía más que decir que lo iba a denunciar a la Guardia Civil, y ya su tía Paulina le dijo: “anda, no te das cuenta que ha entrado tu sobrino Domi de quinto…”, y al final no denuncio….

Domi, también recuerda el baile que hacían, cuando iban a buscar a las mozas y acompañarlas después.

Los músicos este año eran Félix Curro y Deme. 





La Quinta del 68: Esta quinta es la de Ricardo Martín, y junto a él entraron: Sime (Rasgera), Miguel (colato), Rufi (el de tío Marcelo), Ignacio (el de tío Obdulio), Domingo (Coloma), Santiago (Coloma), Carlos (el de tía Laura), Santiago (Boliche), José María  (el hijo de tío Ovidio), Gaspar (el de tía Polonia), Emiliano (Vivi) y Angelín (el de tío Teodorillo).

A Ricardo lo acompaño su hermana Vitoria.

El Alcalde de la época: Tío Roga

La Casa de los Quintos la de tío Ramón Rasgera

Los músicos: Deme, Satus y Domingo

Los gallos en esta quinta se corrieron en las eras de la Ruíz, y Ricardo recuerda la buena fiesta que se montaba en torno a los Quintos.




La Quinta del 71: Para llegar a este año nos ha ayudado Pedro, que celebro su quinta junto a  Juan Prudencio (el del horno), Hermenegildo Domínguez, Miguel (Moraga) y Mariano (el de tía Petra).

De Alcalde este año estaba tío Mariano Blázquez y el médico encargado de reconocer a los mozos D. Esteban.

Para la ocasión la casa que les dejaron fue la de Tía Prima en el barrio chico de Hoyocasero.

Los músicos: Ricardo y Domi.

La Quinta del 73: El encargado de recordar esta época, es Paco el marido de Josefina, junto a él entraron en quinta: Linos Domíguez, Jesús (el de tío Rafa), Emiliano (hijo de tío Martinillo), Lorenzo (hijo de Tía Apolonia), Herminio, Nemesio (el de tío Fidel), Martín (hijo de tío Vivi), Serafín (el de tía Mercedes) e Ignacio (Pistolo).

El Alcalde, casi con seguridad tío Roga.

Los gallos se corrieron en las eras de la Ruíz, y como anécdota, recuerda que compraron un carnero enorme al que fueron a buscar a la Villa.


Como anécdota aparte mencionaremos una que nos ha llegado de tío Flores, estando de pastor con sus ovejas, al caer la tarde y cerrarlas en el redil donde hoy está el campo de fútbol, los Quintos le fueron a buscar para que tocara, y se fue con ellos. En uno de los parones que hicieron, tío Flores escucho a sus ovejas, adivinando casi de inmediato que se habían salido del redil, y nada allí fueron los músicos a cerrar las ovejas, acompañado por los quintos de ese año.