jueves, 14 de julio de 2016

La Real Cabaña de Carreteros presente en MASCARAVILA Hoyocasero (V)

La Madre Teresa de Calcuta dijo: Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas. 


Una de las lecciones aprendidas de MASCARAVILA ha sido la del trabajo en equipo, un trabajo que nos ha llevado a trabajar no solo con la gente de nuestro pueblo, que ha sido mucha y que tendrá una entrada para ellos, si no con los integrantes de esta gran familia, con nuestros invitados y con grupos como La Real Cabaña de Carreteros de Gredos, que se sumó al evento no solo de forma desinteresada, sino que llegó a nuestro pueblo a recordarnos las tradiciones que los más jóvenes no han llegado a conocer, por ello creemos importante dar a conocer la labor tan maravillosa que realizan de una forma desinteresada y que nos permiten conocer la grandeza de nuestra tierra.

Para lo más jóvenes, que sepan que el primer coche matriculado en España fue en el año 1.900, es decir allá por el S.XX, algo que nos suena hasta lejano, y los camiones vendrían algo después, por lo que el trabajo que se realizaba en nuestra zona hasta no hace muchos años, tenía que hacerse con animales, principalmente mulas, burros, vacas y bueyes. La orografía de nuestra provincia hizo que hubiera muchos "oficios", que por desgracia, a fecha de hoy ya han esaparecido.

En el S.XV, siendo reina de Castilla Isabel la Católica, se creó la Real Cabaña de Carreteros, la cual en 1629 pasó a denominarse Cabaña Real de Carreteros, trajineros, cabañiles y sus derramas, al incorporar a otros agentes, como los muleros. Desde 1599 gozó de una jurisdicción especial, que incluía un juez conservador para defender sus privilegios, el cual sería un miembro del Consejo Real. En Madrid, Granada y Murcia residían procuradores generales. También hubo un alguacil procurador general de la cabaña y un alcalde mayor, quedando los niveles inferiores ocupados por subdelegados y delegados comarcales.

Territorialmente, la Cabaña estaba compuesta de juntas y hermandades: la mayor de ellas, la Burgos, que llegaría a tener 5.000 vehículos a finales del S. XVII. Otra era la de Cuenca-Guadalajara. La de Granada y Murcia, sufrió una fuerte decaída tras la expulsión de los moriscos en el S. XVII y la que nos ocupa, la de Navarredonda de Gredos en Ávila, la cual llegó a tener mas de 1.000 carretas al servicio de los Reyes,.

La principal función que tenían eran los suministros a la Corona, pero también ejercían otras actividades como el abastecimiento a Madrid y el trabajo para los clientes privados que les surgieran.

La institución fue suprimida definitivamente en 1836 (sus privilegios, suspendidos en 1821 con el trienio liberal habían sido restaurados en principio con la vuelta del absolutismo), pero el transporte en carretas soportó la competencia del ferrocarril (cuya red se extendió con dificultades por la geografía española) y continuó siendo muy utilizado hasta pasada la Guerra Civil Española (1936-1939).

En la actualidad es una asociación sin ánimo de lucro creada con el fin de difundir nuestros antiguos usos y costumbres relacionadas con la carretería, una actividad muy importante durante siglos en nuestra zona. 

Cuando se unieron al proyecto de MASCARAVILA, nos invitaron a llevar el escudo de nuestra localidad en la carreta que llevarían en primer lugar, lo que nos hizo confeccionar un hermoso escudo que nos tuvo en vilo toda la Semana Santa, pero que confeccionamos con éxito.

Estas colaboraciones tienen nombre propio, Juan Manuel, Yuste, Ignacio Veneros, Alicia Yuste, Diego Torres o Santiago Jiménez, son los que a fecha de hoy mantienen vivo un legado que heredaron de sus antepasados y que han sabido mantener.

¡GRACIAS desde Hoyocasero por vuestra colaboración!, 

como creemos que es interesante y que los carros de vacas y bueyes han sido trascendentales para nuestra localidad y nuestra provincia, dedicaremos una entrada más adelante a los trabajos que se realizaban con ellos, así como los elementos que se utilizaban y como se trabajaba.

 


jueves, 7 de julio de 2016

Mascaravila (IV), los Grupos participantes

Los Cucurrumachos de Navalosa, Los Machurreros de Pedro Bernardo, Los Harramachos de Navalacruz, Las Toras de El Fresno, Los Zarramaches de Casavieja, La Vaquilla de Fresnedilla de la Oliva, junto a los danzantes de Piedralaves, las jotas de Pedro Bernardo, las danzantas de Torrelobaón y el grupo de danzas anfitrión de Hoyocasero, desafiaron al tiempo y exhibieron todo su colorido e ilusión en la plaza de este lugar.

Un proyecto de largo recorrido, cuyo testigo ha recogido Casavieja, y donde predomina la ilusión, el trabajo en equipo, y que ha dando lugar al espíritu de MASCARAVILA.

Este espíritu ha logrado, en una época donde priman los individualismos, donde cada una va a lo suyo, reunir a siete pueblos diferentes de la provincia de Ávila que creen en un proyecto cultural que nos ha llevado a descubrir las ancestrales costumbres de nuestros antepasados, y a estrechar lazos personales, poniendo sobre la mesa la necesidad de preservar los legados culturales que nuestros antepasados han conservado y trasmitido.


La ilusión puesta en el proyecto, nos llevó de la mano de la Diputación de Ávila primero a la Feria de Turismo Interior (INTUR) de Valladolid y después viajamos hasta FITUR en Madrid. Esa misma ilusión nos llevó a realizar una campaña con personajes de nuestra provincia que altruistamente colaboraron en difundir este proyecto, por ello queremos dar las GRACIAS a Roberto Brasero, Elena Sánchez, Cristina López Schlichting, Virginia Díaz, Felix Bardera, Rosa Villacastín e Iker Casillas, su apoyo ha sido fundamental para dar visibilidad a MASCARAVILA.

Y con toda la carga en la mochila, y  a pesar de que se cumplió el dicho "en abril aguas mil", o este otro refrán  "Al mal tiempo buena cara....", comenzamos con el programa establecido el 19 de abril. Deciros que la actitud fue ejemplar, una lección nos dieron los participantes en la II Edición de MASCARAVILA, pero también los asistentes. A pesar de los aguaceros que cayeron, a pesar de la persistente lluvia de todo el día, y toda la noche, los que llegaron a Hoyocasero para disfrutar de MASCARAVILA lo hiciero, de las sillas no se movió nadie hasta el último momento y los grupos participantes salieron a por todas. ¿Que decirles que si el tiempo hubiera acompañado?, pues que el espectáculo hubiera sido monumental, en ello nos habíamos volcado, pero lo aprendido no hubiera sido lo mismo.


A las 16:30, parecía que nos iba a dejar realizar el pasacalles sin agua, y todos cruzamos los dedos para que pudieramos concluir las actuaciones, pero fue un espejismo, la alegría duró poco y las actuaciones se vieron reducirlas a la mínima expresión. No se escucharon los palos de Piedralaves , Torrelobatón y Hoyocasero como debieran, las jotas de Pedro Bernardo y Fresnedillas y los cantos pastoriles de los Pastores de Casavieja. Tampoco pudimos observar a los Cucurrrumachos, Machurreros, Zamarraches, Harramachos y la vaquilla de Fresnedilla con todo su explendor, por ellos os dejamos las instantáneas para que podáis admirar los tesoros ocultos de nuestra tierra.


 



jueves, 23 de junio de 2016

Mascaravila (III Parte), "Los Nacedores de Rabeles"

El cuento es una  narración breve de carácter ficcional protagonizada por un grupo reducido de personajes y con un argumento sencillo.El cuento es transmitido en origen por vía oral. Gracias a las tecnologías podremos contar el cuento de Renato, el Arrabel de Hoyocasero, hasta que seamos capaces de hacerlo de memoria....




En este cuento, donde los personajes no son ficticios sino reales, Pepe, ha creado algo muy importante, ha abierto la puerta para que la cultura del rabel vuelva a nuestro pueblo, pendiente queda pues, que nos animemos y aprendamos a ser "nacedores de rabeles", que volvamos a teñir el rabel en nuestras manos, hacer sonar sus notas y recitar los hermosos romances que hay en nuestro pueblo. Pero junto a Pepe hay un grupo de personas que siempre están, como son sus compañeros del grupo musical Cigarra, y la incansable Isabel de la Fuente a la que podemos ver en alguna de las instantáneas hablando con uno de los rabeles, que le respondió con su ronco sonido. ¡Contamos con vuestra ayuda para conseguirlo!.

Y también mención especial para el arrabelero Asturiano que nos hizo una demostración formidable.


Cuento de Arrabel
Mi abuelo decía............


Segunda parte.

No hace mucho tiempo y no muy lejos de aquí, me encontraba paseando, era una de esas mañanas de primavera, en las que cada paso que daba, veía abrirse una flor, brotar un árbol y observaba cómo las hormigas comenzaban a trazar sus caminos interminables para llenar su despensa. Ensimismado con tanta nueva vida, tanto renacer, recuerdo que de repente sentí en mi espalda unos golpecitos, me giré, allí estaba no podía creerlo, era el mismísimo Arrabel que vi marchar camino del Olvido.


- Pero, ¿qué hace usted por aquí?, ¡Qué alegría! ¿Al final no encontró el camino del Olvido?
- No joven, no. -respondió- Cuando me encontraba muy cerca del Olvido, pensé en sus palabras, en
esa noche de calor al fuego, también en los Nacedores de Rabeles. Entonces, me di cuenta y decidí que tenía que volver.
 Pero mi porte y presencia estaban algo deterioradas, mis cantoras muy afónicas y las clavijas ya no las tensaban bien. Hay que ponerse en forma, me dije, deambule de un lugar a otro, primero un valle, luego el otro y en cada uno fui recogiendo lo mejor de mis antepasados. Con todo ello me fui arreglando, (ahora lo llaman Lifting?) tomando la semblanza de mis antepasados de esta tierra, tensé mis cantoras, las clavijas; mi apariencia aunque algo transformada iba guardando ya toda la esencia y rasgos más sencillos de mis antepasados. Ahora, si estoy en condiciones de ser tañido y poner música y romances a esta tierra también algo abandonada.

- La verdad –respondí- yo también he pensado mucho en ese día y no sé como fui capaz de dejarle marchar camino del Olvido, pero hoy me ha dado una gran alegría y una estupenda lección.
- Alegría, lo comprendo joven -respondió- aquí me tiene pero... ¿qué lección he dado al joven...? -con cierta sorna-
- Lo que he aprendido hoy, es muy sencillo Tío Arrabel: por mucho que se empeñe el Olvido y quien lo custodia en que acabemos allí, nunca lo conseguirán si los recuerdos de nuestros antepasados los hacemos tan nuestros para que vivan en la memoria y además si somos generosos con las generaciones venideras, ellos serán capaces de guardar este tesoro heredado para otros que vengan después, entonces, habremos logrado que “nuestra esencia” perdure y con ella nuestra razón de ser, pues somos lo que somos, con matices claro, gracias a la herencia de los mayores que aunque se fueron permanecen siempre entre nosotros.

- Pero, por cierto, ¿recuerda lo que me dijo a lo lejos, si nos volvíamos a ver? – comenté-
- Claro que me acuerdo joven -respondió- porqué cree que he vuelto. Mi nombre, mi nombre es: Renato, Renato Arrabel de Hoyocasero, dispuesto a quedarme si me acogen en
este bello lugar.
Mi nombre es Renato, el que vuelve a nacer... el que regresa

Y colorin colorado este cuento está acabado y espero nunca sea olvidado.




lunes, 6 de junio de 2016

MASCARAVILA (II). Nuestra historia a través del Rabel y Grupo Cigarra

El rabel un instrumento, utilizado por nuestros antecesores en otras épocas. Gracias a Pepe y al grupo Cigarra, hemos ahondado en su origen y os dejamos la historia que él creo para presentar a Renato, el "Rabel de Hoyocasero".

Es difícil en estos tiempos donde todo sucede con tanta prisas, encontrar a personas dispuestas a "cuidar" de que no perdamos nuestros orígenes, nuestras raíces, nuestra música...., pero por suerte siempre hay excepciones, una de ellas es el Grupo Cigarra, que además de recuperar y mantener las tonadas ancestrales que dejaron nuestros antepasados, están siempre dispuestos a colaborar de forma desinteresada. Cómo podréis leer más adelante ellos junto a otras personas son "Nacedores de Rabeles"..., "hay es ná ".  Desde este humilde rincón que nos sirve para expresar sentimientos, recuperar historias y en definitiva dejar por escrito la historia de Hoyocasero, queremos dar las gracias desde lo más profundo de nuestros corazones a este Grupo y a su líder a Pepe, el cual nos ha ayudado y animado de manera ejemplar. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!!!!!!!!.

Hoy nuestra entrada va destinada a la presentación magistral que hicieron Pepe y los integrantes del Grupo Cigarra en MASCARAVILA. Tras finalizar la presentación del I Volumen ..., tras escuchar a Justo Múñoz, ¿que mejor que darle continuidad con este taller?, allí junto a arrabaleros de nuestro vecino pueblo, Navalosa, pudimos disipar las dudas sobre su fabricación y aunque eramos novatos incluso de hacerlo sonar.
Pero como los antiguos Juglares, Pepe quiso narrar una historia que nos acercara a este singular instrumento de la mano de los siguientes personajes, ¡no perdáis detalle!:


Cuento de Arrabel


Mi abuelo decía:

No hace mucho tiempo, no muy lejos de aquí, recuerdo una de esas viejas tardes del fin de verano, cuando el sol baña de oro los campos y los altos cerros de la sierra parecen convertirse en un festejo de gallos con sus crestas engalanadas; recuerdo, cómo por un instante se hizo la oscuridad, de repente, sentí una sombra que me abrazaba, se pegaba a mi cuerpo con insistencia, fue la misma sensación que tienes cuando un niño se aferra a ti antes de cruzar el umbral de la escuela por primera vez. Fueron unos segundos de angustia y tristeza los que me transmitió esa misteriosa sombra.

Me acerque, muy despacio, llegué y mí sorpresa fue, ver quién había osado privarme de ese bello atardecer; era un despistado...

Buenas joven -respondió- Pero si es usted un Rabel... -comenté- Perdón joven, Arrabel, soy un Arrabel. -respondió con cierto.
Entonces, ¿es usted de por aquí, de estos valles?. Pues claro joven, pues claro.-contestó-
Y... ¿a dónde va usted a estas altas horas de la tarde?, pronto caerá la noche. ¿Va muy lejos, cual es su camino? - pregunté-

Voy, voy joven por el camino del Olvido. -contestó con cierta tristeza. ¿El camino del Olvido?, ¿Por dónde se va al Olvido, está lejos?. Ay joven; -respondió- el Olvido, está más allá de no sé dónde; los recuerdos de la memoria, ni siquiera se alcanzan, el Olvido es de esos lugares de los que pocos regresan. ¡El Olvido joven, el Olvido!... allí voy a reunirme con mis antepasados. Pero... estoy pensando... si es el Olvido, ellos también me habrán olvidado, llegaré y seré tan extraño como lo empiezo a ser ahora por aquí. En fin paradojas, la vida está llena de paradojas. -continuó diciendo-.
Espere, espere, -un tanto desconcertado y asombrado respondí- aún es pronto para ir hacia el Olvido y tarde para andar el camino. Muy cerca de aquí, al otro lado del río tengo un viejo corral, acompáñeme, pasaremos allí la noche y al alba, con la mente descansada trataremos de ver que no vaya al camino del Olvido. 

Llegamos por fin al corral, mientras yo preparaba la leña y atizaba al fuego, el Arrabel, lo miraba firmemente y entre dientes:

"El rabel pa que sea fino
Ha de ser de verde pino
La Vigüela de culebra
Y el sedal de mula negra."

Aún recuerdo a mi abuelo, -dijo con la mirada profunda puesta en el fuego- parece que lo estoy viendo. Su amo, lo abrazaba y acariciaba con tanto cariño..., y con las crines de mula negra lo tañía, lo tañía... arco arriba, arco abajo durante esas largas noches de invierno entorno al hogar de pucheros viejos humeantes.
¡Qué tiempos!...; Mi abuelo decía: que nuestros antepasados fueron tan famosos, que podían servir tanto en la Corte como en las Aldeas. Decía: “nuestras cantoras fueron el deleite de los mejores músicos venidos de todas las tierras lejanas y transitaron por caminos con los más célebres trovadores y sagaces juglares”.

Muy interesante lo de su familia- respondí- muy, pero que muy interesante. Me han dicho, que sus antepasados vinieron del sur,de esas tierras lejanas... 

Leyendas, leyendas joven. -respondió- Es cierto que unos dicen que nos trajeron los del sur, otros que fueron los bárbaros del norte, pero mi abuelo siempre decía, que nuestros antepasados ya se encontraban aquí, lo único que hicieron fue adaptarse a los unos y a los otros.
Mi abuelo decía -continuó-: que nuestros antepasados fueron contemporáneos de los suyos joven, esos los de las cavernas, en aquella época valíamos tanto para la caza como para sugerir la danza con la música que hacíamos...

¡Cómo, como! ¿Qué me está contando, que sus antepasados cazaban y hacían música al mismo tiempo...? 

Yo no he dicho eso joven, -respondió-, Mi abuelo decía: que nuestros antepasados eran arcos de caza, después de una buena jornada de recolecta de alimentos, sus antepasados, -los de usted joven-, para celebrarlo también hacían una hoguera más grande incluso que ésta claro, los cazadores se colocaban sus arcos en la boca -es decir, a mis antepasados-
golpeaban la cuerda con las flechas ahuecando la boca y la música flotaba por el aire; y eso, incitaba a danzar a las tribus alrededor del fuego. ¡Qué le parece esto joven, cómo hemos evolucionado eh!.
También, mi abuelo decía que tras los años de plenitud y alegría, siglos de corte, de transitar caminos, alegrar posadas y tabernas, después... vinieron tiempos difíciles, llegaron unos antepasados suyos - los de usted joven-, al parecer un tanto extravagantes para
nuestras costumbres, sus largas melenas rizadas y postizas, medías caladas hasta las pantorrillas, puntillas y puñetas, en fin, raros, raros; nuevas modas... Ellos traían a nuestros parientes a los que nosotros llamamos, “los del pedigrí”, vamos, no hay nada que objetar al respecto, muy sonoros y majos ellos la verdad, musicalmente correctísimos, pero como decía mi abuelo, “no eran capaces de entrar en un muladar”.

Así, poco a poco, nos fueron desterrando y acabamos gran parte de nosotros, con nuestros parientes de las montañas, en las sierras más recónditas, donde sus buenas gentes y los pastores nos acogieron como uno más afortunadamente.

Hubo un día, -decía mi abuelo- un fatídico día para nosotros; una rara fiebre penetro en las casas, fueron llegando unos extraños aparatos, que llamaban de válvulas o “arradios”, que al girar unos botones se escuchaba a alguien por dentro. Desde entonces -decía mi abuelo- cada vez le descolgaban menos de su clavo por las noches, su amo ya no cantaba y contaba tantas historias a los suyos con él, todos se arrimaban a ese aparatejo, hacían girar sus botones, hasta que oían unos fuertes pitidos y después una voz lejana solía decir: “Parte de guerra... hoy las tropas...”. Desde entonces por las noches la casa quedaba en
silencio para escuchar el diabólico artilugio.

Mi abuelo, acabó en el sobrao de la casa y poco a poco termino en el camino del Olvido, a dónde voy yo también.

Pero, joven, ya está bien de hablar de mis antepasados, cuénteme, cuente, me han dicho que por estos valles todavía hay Arrabeleros que tañen a mis viejos parientes, ¿es cierto...?

Aún quedan algunos –respondí-, El Tío Roberto de Pedro Bernardo, el tío Silvestre de las Cuevas del Valle, el tío Justo Muñoz de Villanueva de Ávila, Julio Arribas de Niharra, aunque anda por tierras de pucela, el tío Carlos Heras y seguro que se me olvida alguno, seguro.

Pero, dígame joven, - como muy entusiasmado- me han dicho que no muy lejos de aquí, hay nuevos “Nacedores de Rabeles”, Querrá decir, “Hacedores de Rabeles”. No joven, no, lo que he dicho es lo que he dicho: “Nacedores de Ah, bueno, pues si, ciertamente, tenemos nuevos “Nacedores de Rabeles”, eso es, no muy lejos de aquí, en Nava la losa o ¿Nava la osa?, Nava, Naval... Navalosa..., a ver... El tío Felipe, el Tío Marcos, el tío Antonio y el Tío Jacinto, eso es: Felipe, Marcos, Antonio y Jacinto, “Nacedores de rabeles...”, bonita palabra, Nacedores de Rabeles. Pronunciando estas palabras, nos quedamos profundamente dormidos, mientras el fuego se iban convirtiendo en coloradas ascuas...
Al alba, los primeros cánticos de los gorriones me despertaron, desperezándome, me incorporé, mire a mí alrededor, estaba solo, ¡solo!. Fui corriendo hacia el cerro más alto, allí divisé al arrabel ya lejos, su sombra, esta vez se proyectaba hacia el camino del ¡Espere, espere!, -grite desesperadamente-, ¡aguarde no vaya allí, espere, aguarde!, al menos; Dígame su nombre para guardarle en la memoria del recuerdo, espere no se vaya.

A lo lejos, muy a lo lejos levemente escuche, “Adiós joven, si algún día nos volvemos a ver le diré mi nombre...”
Espere, no se marche, vuelva, espere...

Fin de la Primera parte

Firmado por : Cigarra Música Tradicional. José Miguel López

martes, 17 de mayo de 2016

Y MASCARAVILA SE CELEBRÓ EN HOYOCASERO (I Parte)

La lluvia, que no estaba invitada, no impidió que todos los participantes y asistentes aguantaran estoicamente los aguaceros que caían, lo que puso en alza el valor cultural de este evento en  la provincia de  Ávila.

Parecía que no había llovido antes en Hoyocasero ya el día anterior pronosticaba que el agua había llegado para quedarse, pero ello no impidió que el viernes ya se respiraba el ambiente de MASCARAVILA en todos los rincones de la localidad, donde se palpaban los nervios previos.

MASCARAVILA es una apuesta cultural, donde siete localidades, Pedro Bernardo, Casavieja, Piedralaves, El Fresno, Navalosa, Navalacruz y Hoyocasero, han aunado esfuerzos para dar a conocer el patrimonio cultural que se vive en los rincones de sus localidades, patrimonio que se ha visto diezmando y olvidado no solo por los propios habitantes de las poblaciones, sino también por las instituciones provinciales, autonómicas y nacionales.

Este hermoso proyecto veía la luz el pasado año de la mano de la Asociación Cultural Siempreviva de Pedro Bernardo, quienes tras recuperar su mascarada invernal, los Machurreros, consideraron que se debía dar un paso más y pusieron en marcha MASCARAVILA, ya en esta edición se pudo comprobar que Ávila está necesitada de este tipo de eventos colectivos, donde el patrimonio cultural tenga una visibilidad palpable. La finalidad que persigue este proyecto es rescatar y poner en valor todas las tradiciones, basándose principalmente en las mascaradas invernales y en los bailes de paloteo de la provincia, teniendo cabida también los cantos pastoriles con percusión de sartenes y hierros.

España Directo que llegó para grabar la víspera pudo comprobar de primera mano las ganas de los anfitriones, así como de los vecinos de Navalosa y la nueva incorporación a MASCARAVILA, Navalacruz. Allí se pudo observar un aperitivo de lo que se estaba fraguando para un día después.

A primera hora de la mañana llegaron los artesanos para montar sus puestos, los fuertes aguaceros impidieron que la zona al aire libre reservada para ellos fuera ocupada, por contra pudimos ser testigos de la generosidad de nuestros vecinos, en un abrir y cerrar de ojos todos bajaron hacía la nave de Domi y María, allí Angélica y su familia desalojaron naves y garajes para acoger a los más de veinte puestos que habían apostado por estar con sus productos en MASCARÁVILA.




A las 11:00 como estaba prevista, se inauguraba la II Edición de MASCARAVILA, con la presencia del Presidente de la Diputación de Ávila D. Jesús Manuel Sánchez Cabrera, varios diputados, entre los que se encontraban el responsable del área de turismo Rafael Pérez Nieto, Jesús Martín García, Javier González Sáchez y José Raul Blanco Martín, además de los Alcaldes y concejales que representaban a cada uno de los pueblos participantes. En esta presentación tanto Pedro Granado de la Asociación Siempreviva, como el Alcalde de Hoyocasero y el Presidente de la Diputación alabaron el trabajo que se estaba realizando.

 Tras una visita al mercado artesano, pudimos comprobar el lleno absoluto que había logrado Carlos del Peso y su charla sobre vestimenta tradicional, donde el conferenciante fue desgranando como era el vestir serrano de la zona, el peinado que se hacían nuestras abuelas y la importancia que se le daba a todos y cada uno de los elementos de la vestimenta. Queda pendiente una charla más profunda de este tema a la que Carlos está invitado.


Así mismo y de seguido llegó una de las partes más emotivas, tras presentar Carlos Porro de la Fundación Joaquín Díaz el I volumen del archivo de Folklore de Ávila, el cual está dedicado al rabel de Villanueva de Ávila y al arrabelero, D. Justo Múñoz, quien mostró su agradecimiento al estilo tradicional, con una tonada y su estupenda voz, nos hechó una bien llegad, desarrolló magistralmente el tema principal con el rabel y terminó con la despedida tradicional Todo un orgullo haberle tenido junto a nosotros.

Y posteriormente nos esperaba el Grupo Cígarra, pero su exposición la dejaremos para la siguiente entrada, junto a los momentos de la comida de hermandad.