miércoles, 22 de marzo de 2017

EL PINAR DE HOYOCASERO

Se me pone la piel de gallina solo de pensar que, el pinar de nuestra localidad no podrá ser admirado por las generaciones venideras.

Un pinar por el que de niños, cuando lo recorríamos hemos sentido admiración, sobre todo, al ver esos enormes pinos, tan rectos y tan altos que parecía que estaban acariciando el cielo con sus copas. Un pinar, donde en primavera impacta el enorme contraste que nuestra vista puede apreciar, sobre un verde intenso se extiende un tapiz de flores amarillas, la "pulsatilla alpina" más conocida para los lugareños como "monterones", en el que surgirá la rosa de Alejandría, salpicándolo todo con su fuerte color, o cuando al agacharnos nos llega el olor de las campanitas. Si ahondamos en las zonas más húmedas podremos  agasajar nuestra vista con lirios y orquídeas, y también nos llegará la fragancia de la nieta.  ¿Como podremos prescindir de este privilegio?......

El Poeta Chino Han Shan dijo:

Las montañas, los ríos y la tierra misma son partes de la unidad. La mente clara es transparente; Toda la existencia puede verse a través de ella. La mente nublada por la ilusión del ego solo se ve a sí misma.

Este artículo, publicado en 2015,  nos invita a reflexionar sobre el futuro de nuestro pinar y sobre lo que se puede hacer para que logre regenerarse, no debemos permitir que se cumplan los peores presagios.


La dendroecología señala que no todo es culpa del cambio climático

  • Un equipo de investigación, en el que participa la UPM, concluye que el declive del pinar abulense de Hoyocasero, de especial interés ecológico, está causada por la gestión del hombre, lo que permite establecer medidas para garantizar su supervivencia.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (Inia) y la Universidad de Aix-Marsella (Francia)han puesto en evidencia cambios irreversibles en la estructura del pinar de Hoyocasero, situado en la provincia de Ávila, mediante técnicas de análisis dendroecológicos. Las conclusiones obtenidas señalan que la falta de regeneración de los pinos no proviene del cambio climático, sino de la gestión del hombre sobre la masa forestal y, por tanto, es posible establecer medidas de protección para garantizar su supervivencia.

Como en tantos otros enclaves de la península ibérica, el valioso patrimonio natural del pinar de Hoyocasero puede tener los días contados. La riqueza y el interés de las plantas presentes en este bosque vienen llamando la atención desde el siglo XIX de naturalistas nacionales e internacionales, como el alemán Heinrich Moritz Willkomm (1821-1895). En este enclave se describieron en su momento varias especies nuevas para la ciencia. Además, numerosas plantas de óptimo septentrional se conservan aquí como auténticas reliquias, sin olvidar las especies mediterráneas que destacan por su rareza en esta zona del Sistema Central.

Ejemplares de "Pulsatilla albpina subsp. apiifolia" en el interior del pinar de Hoyocasero y "Rhaponticum exaltaum" en flor, uno de los taxones descritos por primera vez para la ciencia en este pina. / Agustin Rubio Sánchez.
Agustín Rubio Sánchez, profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes, Forestal y del Medio Natural de la UPM, ha analizado, junto a un equipo multidisciplinar de investigadores, la dinámica de este pinar —un pinar de pino silvestre— en relación con la colonización por otras especies forestales más tolerantes a la sequía, como el rebollo. En el estudio se han combinado datos dendrocronológicos, climáticos y dasométricos.

Los patrones de edad observados en los ejemplares arbóreos sugieren un origen natural para las dos especies presentes en el bosque, el pino y el rebollo. Conforme a la estructura de edad y a las referencias históricas, es muy probable que este pinar sea el último vestigio de un pinar más extenso que debía ocupar la región. Sin embargo, mientras que la regeneración natural es constante desde 1950 para los rebollos, casi no hay regeneración natural de pinos desde 1870. Las técnicas de análisis empleadas han permitido identificar una mayor afección a las altas temperaturas desde la primavera al otoño, así como un aumento en la sensibilidad del pino a la sequía en los últimos años. A pesar de todo, la estructura del pinar establecido en el siglo XIX todavía no evidencia síntomas de declive atribuibles al cambio climático.


Rodal dominado por rebollo (en primer término) en un claro abierto por la gestióno forestal en el pinar maduro (segundo plano). / Agustín Rubio Sánchez
Dado que la falta de regenerado del pino no es un proceso nuevo y se viene presentando desde antes de las evidencias sobre el cambio climático, los investigadores indican que el declive del pinar bien podría ser un efecto directo o indirecto de la gestión de la masa forestal. Así, la expansión de los rebollos parece ligarse a una reducción de la intensidad de la gestión antrópica desde mediados del siglo XX, probablemente relacionada con el descenso de la población local y el abandono del uso de la leña como principal fuente de energía en el medio rural.

La actuación del hombre sobre la masa forestal con las modificaciones que causa sobre la vegetación acompañante y las propiedades del suelo (cambios de acidez y de nutrientes) podría estar jugando un importante papel en la dinámica del bosque, destacan los autores del estudio. Por eso, advierten que mientras no se adopten medidas específicas que garanticen la persistencia del pinar de Hoyocasero, tal y como hoy lo conocemos, nos estaremos preguntando si este será el final de su valioso patrimonio natural.

GEA-IZQUIERDO, G., MONTES, F., GAVILÁN, R.G., CAÑELLAS, I. & RUBIO A, 2015. “Is this the end? Dynamics of a relict stand from pervasively deforested ancient Iberian pine forests”. European Journal of Forest Research, 134: 525-536. DOI 10.1007/s10342-015-0869-z.

En este enlace podéis escuchar la intervención de Agustín Rubio Sánchez, en su entrevista en la cadena Ser Ávila:

http://play.cadenaser.com/audio/063RD010000000026545/




sábado, 4 de marzo de 2017

LA FIESTA DE LOS QUINTOS Y LOS RITOS DE PASO

Un rito de paso, es un concepto que fue introducido por el antropólogo francés  Arnold van Gennep en sobre 1900, y relanzado mas tarde por el igualmente antropólogo Víctor Turner en su libro “El proceso ritual”; Ambos antropólogos coinciden en que los ritos de paso son fundamentales y necesarios para el desarrollo social del individuo a lo largo de su vida, especialmente entre la etapa de la juventud y la edad adulta, es en esta edad cuando se realizan las funciones sociales más importantes, se pasa de soltero a casado, por medio del rito de matrimonio sea civil o religioso; se socializa, perteneciendo o no a determinados grupos, partidos políticos, sociedades escolares, religiosas, secretas o de cualquier otro tipo; se inicia en el mundo del trabajo; en otros tiempos se iba a la mili o servicio militar de forma obligatoria.


Podemos considerar el servicio militar como un prototipo de rito de paso en el se cumplen las tres fases que marca Turner: una etapa de separación de la familia, vive durante un tiempo con algo que nada tiene que ver con el pasado ni con el futuro - vive en comunidad con otros iguales- a esta fase le llamaba liminal; por último la de agregación o reincorporación donde el sujeto se incorpora con todos sus derechos y obligación de acuerdo a su nueva posición a la sociedad.



En esta ocasión, queremos centrar nuestra entrada en las Carreras de Gallos, una costumbre que tras dejar de realizarse el servicio militar, el abandono rural y  el maltrato animal también cayó en olvido en Hoyocasero.


Este año, gracias a la ilusión de Isa y Elena y al apoyo de los padres de los Quintos, nos propusimos volver a recuperar esta fiesta que suponía un momento único en la vida de los que nos precedieron y donde al igual que este año la involucración de la familia era fundamental. En primer lugar como nos recuerda el Cronista Oficial Asturiano, José Antonio Fidalgo, "Los Carnavales -y esto, al menos, desde los tiempos del Siglo de Oro- son fechas propicias para las fiestas de juventud; “gamberradas” que se amparan en el anonimato y que causan gracia entre muchas gentes y serios disgustos a otras, que las padecen. 


Se dice, siguiendo un criterio de penitencia cuaresmal, que el gallo -promiscuo él – es símbolo del apetito sexual (o “carnal”, como solía decirse) y que “matando al gallo” se predicaban días de castidad. Cosa que cumplía la reina nuestra señora, doña Isabel II cuando en tiempos cuaresmales, no corría gallos, pero sí destinaba al general Serrano -el “general bonito” – fuera de la Corte para evitar tentaciones carnales… y caer en ellas.-Otros dicen, que como en carnavales se mataban gallinas para guisos y asados, no era cosa de dejar “viudo” al gallo.También se apunta que el gallo merece pena por haber sido quien anunció con su canto (et statim gallus cantavit) la triple negación de Pedro cuando la Pasión de Jesús.



En la actualidad no se corren gallos, pero si quedan testimonios del cantar:



"Con la licencia de Dios

y la del señor Alcalde

hemos de matar el gallo
en sin meternos con nadie.
Ya se te ha acabado, ¡oh gallo!
el dormir con las gallinas
y el cantar por la mañana
saludando al nuevo día.

Gracias a los Jóvenes de Hoyocasero que han entrado en Quinta, hemos vuelto a ver correr los gallos, eso sí con algunas pequeñas modificaciones, ya que no se pueden colgar los gallos vivos. Pero la pericia con la aguja de Elena ha hecho que pudiéramos ver boca abajo unos hermosos gallos en la plaza, que fueron corridos a lomos de un "burro" de palo por los quintos.







Allí en vez de los quintos del año anterior, era los involucrados padres los que balanceaban la cuerda para evitar que los gallos fueran recogidos con rapidez. Gracias la subida de la cuerda, pudimos ver unas carreras de lo más interesante que demostraron la buena forma física de los Quintos.

Una vez finalizada esta tarea, llegaba el turno de las quintas, las cuales ataviadas con el tradicional pañuelo de ramos atado a la cintura tenían que torear la vaquilla, siendo la quinta más pequeña la encargada de darle muerte.

Y al igual que hacían antes nuestros quintos, terminamos esta fiesta con la simbólica siembra de garbanzos. 

Cómo decía antes, gracias al sobre-esfuerzo de los padres, pudimos disfrutar de comida, ya que cuando llegaron con el lote de leña para subastar, nos dieron un pincho, de música que nos permitió bailar a lo largo de la jornada, gracias a Carlos, otro de los padres de los quintos y a unas maravillosas rosquillas y limonada que alguna abuela, hizo con la mayor ilusión.

Ahora solo esperamos, que las quintas venideras sigan esta hermosa tradición ya que la imaginación y las ganas de divertirse pueden suplir cualquier advenimiento.

Para finalizar alguna coplilla de los quintos, nos encantaría poder recuperar todas las tonadas, así que si os acordáis de alguna por favor mandádnosla.


"Los quintos son unos guarros
que no nos dan de beber
maldita sea la bota
y el que la lleva también"

martes, 29 de noviembre de 2016

Nuestras danzas en el Festival de Folklore de Sotillo de la Adrada

Sotillo de la Adrada dista de Madrid unos 85 kilómetros, 75 de Ávila, a 50 kilómetros de Talavera de la Reina y unos 84 kilómetros de Hoyocasero
Grupo La Alegria del Soto de Sotillo

La localidad está situada en una amplia llanura, próxima al nacimiento del río Tiétar. Disfruta de un micro clima que hace que sea una población con una gran afluencia turística. 
Se pueden encontrar referencias de esta población en documentos de 1182, coincidiendo con la repoblación de Ávila por el Conde D. Raimundo de Borgoña.


La Alegría del Soto de sotillo

Es destacable la devoción  el pueblo sotillano a su Patrona la Virgen de los Remedios, además de la tradicional romería hasta la ermita y subasta de banzos, cuentan también con la tradiconal ronda, la cual consiste en cantar diversas coplas y seguidillas, primero a la Virgen y luego se traslada a las calles del pueblo, por parte de los quintos.

Gracias a Mascaravila, conocimos a Laura, quién tuvo la deferencia de querer contar con el grupo de Danzas de Hoyocasero para la celebración de su I Certamen Folclórico, que tendría lugar el 4 de junio. Y con la ilusión de poder llevar a todos los lugares posibles nuestra cultura, tuvimos el honor de compartir junto a ellos una tarde maravillosa, donde disfrutamos no solo de una tarde folclórica, también de reencuentros, puesto que Lorenzo un hoyocaserano de pura cepa, en la actualidad es concejal en esta bella localidad, y en él pudimos ver el orgullo de ser de Hoyocasero, algo que nos emocionó a todos los danzantes y danzantas y al grupo resiste.

Grupo La Abantera de Lanzaita


Sotillo había preparado un día lleno de actividades, durante todo el día se pudo disfrutar de una nueva edición de la Lonja de Artesanía. Por la tarde, ya caído el calor, comenzaba el festival de Folclore, donde estuvimos acompañados por el grupo de jotas de Lanzahíta "La Abantera", y el grupo folclórico de Sotillo "La Alegría del Soto".



Un placer haber compartido con ellos y con todos los asistentes un buen rato de tradición y música.

¡Hasta la próxima!







jueves, 15 de septiembre de 2016

PREGONERAS EN LAS FIESTAS DE HOYOCASERO

Queridos paisanos de Hoyocasero:


(No saludamos a los forasteros porque ya se sabe que nadie es forastero en Hoyocasero. En cuanto llegan, ya son de aquí).

Tenemos hoy el placer y el honor de ejercer el viejo oficio de pregoneras, cuya finalidad es trasmitiros el feliz encargo que nos ha ofrecido nuestro Alcalde y la corporación municipal, lo cual agradecemos profundamente, porque supone el reconocimiento a la labor que realizamos desde nuestro humilde grupo de Danzas.

Por tanto, por orden del Señor Alcalde, hacemos saber a los vecinos y amigos de este rincón tan seductor de la sierra de Gredos, que es Hoyocasero, la obligación que tenemos todos de participar con alegría en las Fiestas en honor a nuestra Patrona la Virgen de las Angustias, cuyas maravillas tenemos el honor y el placer de pregonar hoy aquí.

No tenemos palabras para ensalzar las excelencias de esta tierra y no queremos aburrir a los asistentes con las batallitas de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, pero si consideramos que tenemos la obligación de trasmitir a nuestros descendientes los valores que han impulsado a nuestros antecesores a mantener nuestro pueblo con sudor y sacrificios.

Nosotras tuvimos que salir del pueblo en busca de oportunidades nuevas, lo que nos ha llevado a valorar más aún todo lo que tenemos y sobre todo lo que tuvimos en nuestra infancia y juventud, por ello intentamos trasmitir a nuestros hijos el cariño que nosotros tenemos por nuestro pueblo, ejemplo de ello es, que por ellos siempre estarían aquí.

Pero debemos reconocer el mérito a quién lo tiene, nuestros mayores son los artífices del encanto de nuestro pueblo, en otras épocas, nuestras localidad era un rincón maravilloso, pero olvidado, sin infraestructuras, donde el ingenio brotaba en todos los rincones y donde nuestros antecesores trabajaban de sol a sol, entonces no existían subsidios, ni pagas, ni luz, ni agua corriente…., pero tenían lo más importante, ¡su solidaridad!

Queremos decir, como don Antonio Machado,

Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.
Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.
¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!…
Vive, esperanza, ¡quién sabe
lo que se traga la tierra!

Nos vais permitir que echemos la vista atrás y os contemos algunas de las cosas que nosotras hemos vivido, algo que pudiera parece lejano, pero que ocurría no hace tanto tiempo, nosotras cuando éramos pequeñas teníamos la posibilidad de comprar el pan en los dos hornos que funcionaban, uno era el de tía Felisa aquí cerca de la plaza, el otro el de tía Juana llevado por tío Pedrito, fijaros, aún echamos de menos el maravilloso olor a pan recién horneado, y también el sabor de los panecillos calentitos, o la masa frita que nos hacían algún que otro domingo….

Nosotras éramos mandadas a por agua a llenar el botijo a la fuente, y en algún que otro juego despistado este acababa hecho trizas, porque era de barro, o a buscar la leche en la cantarilla a casa de tío Nicos, tía Goyi o Vitoria, eso cuando en nuestras casas no había vaca parida, porque si no ¡hasta hemos sido capaces de ordeñar!.

En mayo, siempre bordeando el Cristo, tocaba sembrar las patatas y el plantón, ¡esos madrugones antes de ir a la escuela eran temerarios!, sí la escuela, porque entonces no estaba reñido el estudiar, con el jugar y con el ayudar, y teníamos hasta tiempo de pasarlo bien.

La fiesta del Cristo siempre ha sido muy celebrada, pero entonces en la novena tronaban las voces masculinas en el estribillo de las tonadas, parecía que la iglesia se venía abajo, y a los niños nos preparaba Don Victorio, el cura, en la catequesis, el cual vestía su sotana negra durante todo el año, ¿os acordáis de Dios tiene un puente de Cristal?.

El mes de julio y agosto, suponía trabajar duro, el heno nos llevaba el primer mes, entonces nuestro pueblo estaba lleno de yuntas de vacas que tiraban de carros cargados, el heno no se empacaba se cargaba y descargaba manualmente y hasta teníamos que triscar dentro de las casillas para que entrara más. Cuando se terminaba esto empezaba la trilla. Para ello se veían las parejas de vacas, burros y los más afortunados de yeguas, llenándose las eras de gente, ¡cómo nos gustaba que llegarais los de Madrid deseosos de montar en el trillo!, ese era nuestro descanso.

Nosotras veíamos como a tío Prordi se le escapaban los chotos que estaba domando de la parva con el trillo enganchado. O como llamaban a los muchachos para hacer el cañizo y recoger la parva, al tema de cribar acudíais menos, y a barrer la era ni te cuento.

En nuestra época, no había calefacción, y cuando había tormenta se iba la luz, entonces nuestras abuelas echaban mano de la tabla, y a la luz de la vela nos poníamos a rezar, entonces cuando nevaba, ¡nevaba!, y había caramelos en los tejados de las casas, podíamos haber resbaladeros y jugar a tirarnos pelotones de nieve hasta hartarnos, algún calcetín que otro hemos quemado a las brasas de la lumbre por querer calentarnos los pies rápido, ¡no había tiempo que perder, que nos estaban esperando!.

Éramos libres para jugar al sereno por todas y cada una de las callejuelas del pueblo, por los tinaos de leña. Nos juntábamos a jugar en los barrios sin importarnos con quién, lo importante era que todos teníamos cabida en el grupo. Podíamos pasarnos horas jugando a la goma, saltando a la comba, o si nos apetecía echando un partido al fútbol, no se hacían discriminaciones. Para quedar, íbamos a buscarnos a las casas, las cuales siempre estaban abiertas, y con una voz sabíamos que si no estabas en casa donde habías ido. Siempre existía un compañero de viaje, dispuesto a acompañarnos en las faenas que tus padres te encargaban.

En nuestras andanzas por las calles, podíamos escuchar los traqueteos del hogar, a tía Celestina la de tío Tiburcio barrer la puerta, a tía Colasa lavar la ropa en la pila con su teja a la espalda porque hacía frío, a tía Emilia con tía Aleja sentadas a la puerta del barrio culebres con su labor entre las manos hablando de sus cosas, a tía Conce haciendo ganchillo al sol porque era muy friolera, a tía Goyita preguntando siempre por su Rafa, a tía Ángela canturreando alguna canción cuando se dirigía a la compra, a tía Bienve con su trompeta de pregonera anunciando por barrios los puestos que había en la puerta de su casa, a tía Angelita con sus quesos de cabra, a tía Juliana limpiando, a tía Ortensia o tía Carmen en sus tiendas atendiendo a todo el mundo, a tío Lesmes con sus telas…, ya veis que no nos faltaba de nada.

Entonces se avisaba puerta por puerta de las necesidades, así, si se había dejado la poza tapada se iba a casa de tío Alfredo, de tío Eugenio o de tío David y se le comunicaba, si se había matado alguna oveja o cabra y se tenía la piel en casa, era tío Gaspar el de tía Maruja al que se le decía, cuando llegaba la primavera y había que reparar los caminos, acudía todo el mundo, uno de los más puntuales era siempre tío Delfi. En las partes de atrás de las tabernas de tío Santia o de tío Cacharrero tenían campos de calva, y las chuches nos las vendían en la pastelería de tía Bonis, siendo la encargada de despachar Carmen. ¡Aun saboreo los bizcochos de soletilla que siempre tenía tío Emiliano!.

Cuando el tiempo lo permitía, se iba a casa de tío Martín el Sastre o de tía Ignacia la sastra para hacerte un vestido nuevo, el cual se estrenaba en la fiesta que ahora nos ocupa, también teníamos a nuestros vigilantes particulares que no perdían detalle de nuestras andanzas nocturnas, tío Martinillo frente a la iglesia, tía Josefa en la plaza o tía María, siempre valían más por lo que callaban que por lo que hablaban……

Nuestro pueblo, al igual que los de nuestra zona ha sufrido un despoblación a marchas forzadas, y aunque a buen seguro no llegará nuestra queja a quién debe, nos gustaría que las administraciones empezaran a invertir para que la gente joven, el motor de cualquier lugar pudiera quedarse, soñamos con volver a ver la escuela abierta, y las calles rebosantes de vida, ese es nuestro mayor deseo.
Pero hoy queremos resaltar lo que nos ha traído aquí, en agosto de 2009, poníamos en marcha el Grupo de Danzas de Hoyocasero, tras muchos años de silencio, volvíamos a escuchar el sonido de los palos y las canciones de los cuatro monteros o la portuguesiña, los manteos amarillos o rojos salían del fondo de los baúles, pañuelos, jubones, enaguas, ¡todo fuera que se apolilla!.

Gracias a las danzas hemos conseguido conocer la historia de nuestro pueblo, hemos ido de aquí para allá dejando el pabellón bien alto, e incluso nos hemos atrevido a organizar MASCARAVILA. Pero todo esto no hubiera sido posible sin muchas personas. En primer lugar a las chicas y chicos del grupo de danzas, no solo a los que ahora estamos, sino a todos y cada uno de los que habéis estado, a los grupos de hombres de 1940, a las chicas de Doña Gloria, a los que aprendieron junto a Luci y Lucita y como no, a todos los que habéis estado junto a nosotras. Pero también gracias a todos los que en algún momento os hemos ilusionado con nuestras andanzas, a los que cuando recurrimos para montar esos saraos a la antigua como la boda tradicional os apuntáis y estáis deseosos de ayudarnos, a los que cuando vamos a vuestras casas a preguntaros por cómo era la vida de antes, nos hacéis un hueco a las faldillas de vuestras mesas, e incluso a la vieja usanza nos brindáis vuestro café, vuestras pastas o vuestra cena. ¡Qué mejor ejemplo que ese para poner de manifiesto la grandeza de nuestro pueblo!

Por todo ello, y pidiéndoos disculpas por la extensión, os invitamos a gritar todos juntos:


¡Viva Hoyocasero y sus gentes!

¡Viva su blanca Paloma!

¡Viva la Virgen de las Angustias!

¡Viva Nuestra Madre y Patrona!














lunes, 5 de septiembre de 2016

Una boda a la antigua usanza

Cuatro días de boda hicieron sumergirse a Hoyocasero en las antiguas celebraciones.

Desde enseñar el ajuar, pasando por las vísperas y rondas, con la boda y la manzanera, culminando con la tornaboda y  la celebración de San Roque.

Cuatro años hemos tardado en organizar esta boda tradicional, una boda que surgía en una velada recordando las tradiciones pasadas. Fue Sonia la encargada de dar el pistoletazo de salida, cuando me llamaba para anunciarme su hallazgo, ¡se había encontrado un armario en la basura de los que había antes en las habitaciones!, el armario pieza fundamental y que ocupaba un lugar privilegiado, pues no todos eran tan afortunados de tener este elemento, y así con la recogida de este singular elemento, y su traslado hasta el garaje de la casa de Sonia primero, comenzaba la ilusionante preparación de una boda tradicional en Hoyocasero. Una boda que no ha estado exenta de anécdotas, y situaciones que nos retrasaron su elaboración, pero donde al final pudimos ver cumplido nuestro sueño.

En mayo del siguiente año, cuando ya estábamos haciendo cábalas de como lo organizaríamos, tuvimos una terrible noticia, un jarro de agua fría nos dejaba heladas ¡Sonia estaba enferma!, pero aún así, y dándonos una vez más un ejemplo de serenidad, fortaleza y sangre fría, ella nos insistía en que siguiéramos adelante con el proyecto. ¿Cómo íbamos a poder organizarlo sin ella?, había que esperar, Sonia aporta la creatividad al grupo, ¡nada hubiera sido igual!, así que ha merecido la pena la espera, primero porque ha sido pieza fundamental en la organización y segundo porque cada una de nosotras aporta lo mejor de sí misma para que todo salga bien.

Quizá estos años nos han permitido madurar los preparativos, quizá entonces no era el momento, quizá si no hubiéramos contado con la colaboración de todas las personas que se han unido e ilusionado con nosotras, a buen seguro que no hubiéramos logrado reproducir la boda. Quizá si lo hubiéramos hecho entonces no habríamos encontrado a los novios, Alejandro y Feli, que se han prestado a todo lo que les pedimos..., por eso, el momento de celebrarlo era ahora.

Gracias a la predisposición de muchas personas, primero en Semana Santa, seguido del Cristo y con la llegada del verano, comenzábamos a imaginar como sería todo. En primer lugar solicitar al Ayuntamiento el espacio, una vez más el apoyo del consistorio fue inmediato, fijaros que hasta ¡nos han pintado la sala y todo!. El armario ya estaba situado, ahora comenzábamos a buscar los enseres, parecía una misión imposible, pero gracias a lo que algunos de nuestros tíos guardaban aún en sus casas y otro a lo que tenían nuestras madres, tías y nosotras mismas, la alcoba comenzaba a estar formada.

El catre, el somier, la coqueta, la mesilla, el baúl, palanganeros, el orinal, el jergón de lana..., ¡no faltó detalle!. y Comenzamos a reunir el ajuar, gracias al mimo con el que nuestras madres han guardado en sus baúles sus ajuares y los de nuestras abuelas, encontrábamos una alcoba llena de obras de arte tejidas a mano por nuestras abuelas y bisabuelas, sabanas y almohadones bordados a manos con letras imposibles, toallas de lino finísimo, mantas, lanteras para tapar el somier, manteos de lino, cestos de la costura..., incluso la virgen del Carmen y el purgatorio presidían junto al rosario de cuentas la cabecera de la cama.

Pero como en nuestras casas hay de todo, también nos atrevimos a montar una cocina, todos los elementos originales, desde el basar, los morillos, las llares, y el caldero, el arrimador, las tenazas, sartenes, trébedes y los cacharros de la cocina donde no faltaron los platos de porcelana, loza y hasta la plancha de carbón y el farol, los cantaros, las sillas y banquetes de antes.
Una de las cosas más emocionantes que uno experimenta, es al ver entrar a la gente en e interior de la alcoba y percibir la emoción, sobre todo en las personas mayores, al ser testigos de ello es cuando vimos que lo habíamos hecho bien (un poco de vanidad no viene mal)


Y puesta la alcoba y con la novia en la plaza, todas las acompañantes preparadas para recorrer las calles del pueblo, vestidas de serranas y agarradas del brazo, iniciamos el recorrido cantando las tonadas típicas de la época, mientras la novia casa por casa iba invitando a la gente "venga usted a ver poner mi cama". Antiguamente era la novia la que llevaba la cama y la familia del novio la encargada de pagar el ágape. Tras volver al a plaza, vimos que la invitación había tenido éxito y la gente se agolpó a ver la alcoba y el ajuar. ¡prueba conseguida!.

Aquí os dejamos más fotografías de la sala de exposición, la siguiente entrada será dedicada a los ritos que se realizaban antes en las celebraciones de las bodas tradicionales.